Construir un galpón como inversión es una actividad que viene en crecimiento desde hace ya muchos años en nuestro país. No obstante, existirán distintos requerimientos según el sector de la industria al que se desee apuntar. Desde ya, los galpones de materiales, por ejemplo requerirán de condiciones de aislamiento distintas que galpones para almacenar telas o mismo, aquellos galpones que trabajan con alimentos.

En general, para la industria de la construcción, hay que tener en cuenta que si van a ingresar y salir camiones, entonces el galpón en alquiler tendrá que contar con pisos preparados para el alto tránsito, lo mismo que las estructuras que las circundan. En zonas de sismos, debe cumplirse la reglamentación específica, para que estas construcciones puedan soportar el movimiento de las placas tectónicas.

En terrenos donde esto no ocurre, existen varias formas de construir galpones. Una es con estructuras de acero, lo que permite construir el galpón en un tiempo rápido y montar las estructuras eléctricas. También existen construcciones con hormigón prefabricado, aunque por el tipo de construcción no puede ser muy alta, ya que requiere el ensamblado de estas piezas, sin que exista juego entre las mismas. También se pueden combinar las dos.

En general, la mayoría de los galpones nuevos, cuentan con revestimientos laterales de chapa acanalada, que por su transparencia también dejan pasar la luz, algo imprescindible hoy día, por el ahorro de energía. Las alturas también son un tema que hay que tener en cuenta, ya que esto permite que en lugares donde se requiera almacenamiento de muchos productos, se provea del espacio necesario.